Thorbjorn Waagstein

Thorbjørn Waagstein, Economist, PhD, since 1999 working as international Development Consultant in Latin America, Africa and Asia.

URL del sitio web:

Miércoles, 21 Octubre 2020 00:25

Una investigadora estadounidense hizo noticias hace un par de años cuando afirmó que un estudio de experiencias pasadas mostró que los movimientos de cambio de régimen no violentos solo necesitan movilizar al 3.5% de la población para tener éxito. Fue considerado una buena noticia, ya que implica que se puede lograr un cambio de régimen sin necesidad de recurrir a la fuerza militar. ¿Pero que pasa si la mayoría de la población no está de acuerdo con los 3.5 por ciento? ¿El resultado sigue siendo democrático? El caso más reciente es Bolivia.

Domingo, 18 Octubre 2020 21:20
¿Por qué debería importarnos a quién elige EE.UU. como presidente? De todo modo es un asunto interno de EE.UU. y el electorado norteamericano puede eligir quien les da la gana. Sin embargo, hay un clavo. EE.UU. posee un enorme poderío militar mundial y domina el sistema financiero internacional, y por lo tanto nos afecta a todos nosotros, que no somos norteamericanos, cómo van a usar su poder. En este sentido, ambos candidatos no son nada apetecibles. Aun así, para algunos países podría importar quién gane: Cuba, Irán, Yemen y Rusia. Para estos cuatro países, Biden podría ser el mejor resultado. Y también para algunos asuntos globales importantes: principalmente el control de armas nucleares y el cambio climático.
Domingo, 05 Julio 2020 19:23

La crisis económica causada por el coronavirus se ha pagado en las economías avanzadas de la misma manera que la Gran Crisis Financiera de 2007-2009: inyectando dinero al sector financiero y aumentando el gasto público. Resultado: más deuda pública a pagar en el futuro, básicamente por la gente común y corriente. Así no se puede seguir eternamente. La próxima crisis tiene que ser financiada de otra manera, trasladando la carga a quienes están sentados sobre el dinero.

Lunes, 06 Abril 2020 22:20
Los medios se refieren generalmente a la reciente caída en los precios del petróleo como "la guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia". No es una descripción correcta. Hay dos factores fundamentales en juego. En primer lugar, a medida que las energías renovables se vuelven más y más baratas, el petróleo se vuelve cada vez más irrelevante, y todos los países con grandes depósitos de petróleo se esfuerzan por sacar lo que pueden del subsuelo antes de que sea demasiado tarde. En segundo lugar, el cartel petrolero OPEP+ ha fracasado, ya que los países que no participan en el cartel, a menudo llamados "parásitos", han aumentado su producción en tal medida que el cartel ya no es beneficioso para los participantes. Estos dos factores constituyen el tiro de gracia para la OPEP+ y el alto precio del petróleo: los buenos tiempos para la industria petrolera nunca volverán. La caída de la demanda debido a COVID-19 no es la causa, es solo un desencadenante.
Jueves, 19 Marzo 2020 15:15

La nueva epidemia del corona virus (COVID-19) ha sido manejada por los europeos y los estadounidenses bajo el lema de que esta epidemia es imparable. Se dice que tal vez podemos retrasarlo, pero finalmente la misma cantidad de personas saldrá contagiada. Hasta podría ser mejor así, ya que una parte importante de la población saldría inmunizada y así evitaríamos un brote posterior de la epidemia. Incluso se ha manifestado que los esfuerzos para detener la epidemia no tienen base científica, y serían más bien el resultado de políticos ansiosos por mostrar que "están haciendo algo". En otras palabras, puro populismo. Esto carece completamente de sentido.

Viernes, 21 Febrero 2020 23:09
En octubre de 2019, el presidente boliviano, Evo Morales, fue obligado a renunciar del cargo. Las movilizaciones populares contra el resultado de las elecciones presidenciales (supuestamente fraudulentas) con bloqueos de carreteras, quema de urnas, asalto y saqueo de oficinas gubernamentales y hogares de figuras destacadas del gobierno, culminaron con el Jefe Militar, William Kaliman, sugiriendo que el presidente renunciara, aclarando que no iban a defenderlo. Entonces Evo renunció y se exilió en México. Esto es lo que normalmente se llama un golpe de estado. Pero los medios internacionales - de derecha e 'izquierda' - lo celebraron como una victoria para la democracia, con algunas excepciones honorables. Pero un golpe es un golpe, y eso ha sido confirmado por lo que ha sucedido desde entonces. Ahora Bolivia y su frágil estabilidad política está en grave peligro.