Se dice muchas veces que la principal fortaleza del sistema político de los Estados Unidos son sus controles y contrapesos. Las tres ramas del gobierno hacen contrapeso entre sí, y la prensa libre y la sociedad civil en sus muchas formas contribuyen con más controles al sistema. A veces efectivamente es así. Pero en muchos casos el resultado es un punto muerto y un sistema no funcional. Lo más preocupante es que en el caso fundamental de la guerra y la paz, simplemente no funciona, poniendo al mundo entero en peligro.

It has been common to say that the main strength of the US political system is its checks and balances. The three branches of Government are balancing each other out, and the free press and civil society in its many forms contribute with more checks on the system. Sometimes this is still true. But in many cases the result is dead-lock and a non-functional system. Most worrying is that in the fundamental case of war and peace, it simply does not work. This puts the whole world in danger.

Hay muchos que están horrorizados por la perspectiva de que Donald Trump se convierta en el candidato presidencial por el Partido Republicano de EE.UU. Y con razón. Muchos ponen su esperanza en Hillary Clinton como la candidata moderada, normal y sana. Pero cuando nos fijamos en sus declaraciones sobre política exterior, no queda tan claro, cuál candidato sería más peligroso para el resto de nosotros en calidad de futuro presidente de Estados Unidos. Tomando las declaraciones en sentido literal, parece que es Hillary.

Los periodistas saben que la forma en que se expresan es muy importante para el mensaje que quieren transmitir. Esto es particularmente el caso en medio de una guerra. Se espera que ellos actúen responsablemente apoyando el esfuerzo de guerra de la nación, por supuesto sin suprimir información sobre hechos incómodos – esto sería autocensura. Así que se requiere de mucha delicadeza. Aquí hay una breve guía sobre lo que se debe escribir y no escribir.

Miércoles, 03 Septiembre 2014 21:07

OTAN revolucionario

Verdaderos revolucionarios no se limitan a tomar el poder. Ellos destruyen también la estructura de poder existente y construyen un Estado completamente nuevo, sustituyendo los viejos funcionarios con gente de su propio movimiento revolucionario, con la esperanza de deshacerse no solamente del viejo sistema, pero también de su ideología. Esto fue la receta de la gran revolución de octubre en Rusia en 1917, y es la misma receta que está aplicando OTAN ahora. En Iraq. En Libia. En Siria. Esto ha sido beneficioso para OTAN – nunca ha lucido tan fuerte como ahora. ¿Pero ha sido beneficiosos para nosotros?