Thorbjorn Waagstein

Thorbjorn Waagstein

Thorbjørn Waagstein, Economist, PhD, since 1999 working as international Development Consultant in Latin America, Africa and Asia.

Domingo, 05 Julio 2020 19:23
Publicado en Economía y política

¿Cómo pagar por la próxima crisis?

La crisis económica causada por el coronavirus se ha pagado en las economías avanzadas de la misma manera que la Gran Crisis Financiera de 2007-2009: inyectando dinero al sector financiero y aumentando el gasto público. Resultado: más deuda pública a pagar en el futuro, básicamente por la gente común y corriente. Así no se puede seguir eternamente. La próxima crisis tiene que ser financiada de otra manera, trasladando la carga a quienes están sentados sobre el dinero.

Los medios se refieren generalmente a la reciente caída en los precios del petróleo como "la guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia". No es una descripción correcta. Hay dos factores fundamentales en juego. En primer lugar, a medida que las energías renovables se vuelven más y más baratas, el petróleo se vuelve cada vez más irrelevante, y todos los países con grandes depósitos de petróleo se esfuerzan por sacar lo que pueden del subsuelo antes de que sea demasiado tarde. En segundo lugar, el cartel petrolero OPEP+ ha fracasado, ya que los países que no participan en el cartel, a menudo llamados "parásitos", han aumentado su producción en tal medida que el cartel ya no es beneficioso para los participantes. Estos dos factores constituyen el tiro de gracia para la OPEP+ y el alto precio del petróleo: los buenos tiempos para la industria petrolera nunca volverán. La caída de la demanda debido a COVID-19 no es la causa, es solo un desencadenante.

La nueva epidemia del corona virus (COVID-19) ha sido manejada por los europeos y los estadounidenses bajo el lema de que esta epidemia es imparable. Se dice que tal vez podemos retrasarlo, pero finalmente la misma cantidad de personas saldrá contagiada. Hasta podría ser mejor así, ya que una parte importante de la población saldría inmunizada y así evitaríamos un brote posterior de la epidemia. Incluso se ha manifestado que los esfuerzos para detener la epidemia no tienen base científica, y serían más bien el resultado de políticos ansiosos por mostrar que "están haciendo algo". En otras palabras, puro populismo. Esto carece completamente de sentido.

Viernes, 21 Febrero 2020 23:09
Publicado en Política

Bolivia: cuando un golpe es un golpe. Punto.

En octubre de 2019, el presidente boliviano, Evo Morales, fue obligado a renunciar del cargo. Las movilizaciones populares contra el resultado de las elecciones presidenciales (supuestamente fraudulentas) con bloqueos de carreteras, quema de urnas, asalto y saqueo de oficinas gubernamentales y hogares de figuras destacadas del gobierno, culminaron con el Jefe Militar, William Kaliman, sugiriendo que el presidente renunciara, aclarando que no iban a defenderlo. Entonces Evo renunció y se exilió en México. Esto es lo que normalmente se llama un golpe de estado. Pero los medios internacionales - de derecha e 'izquierda' - lo celebraron como una victoria para la democracia, con algunas excepciones honorables. Pero un golpe es un golpe, y eso ha sido confirmado por lo que ha sucedido desde entonces. Ahora Bolivia y su frágil estabilidad política está en grave peligro.
Jueves, 07 Noviembre 2019 21:28
Publicado en Política

El porqué el embargo contra Venezuela es criminal

La gestión de la economía venezolana ha sido increíblemente incompetente y desastrosa, a pesar de poseer las mayores reservas de petróleo del mundo. Las sanciones y el embargo contra Venezuela han acelerado el declive de la economía, con la inflación bordando la hiperinflación, una economía en colapso y una migración masiva. Hay mucho que criticar en cuanto a la gestión del gobierno venezolano, y por cierto en cuanto a la gestión de la oposición, también. Pero las sanciones y el embargo constituyen una política errónea, causando más sufrimiento para el pueblo venezolano. Reconocer a un auto-proclamado presidente y apoyar un levantamiento fallido es convertirlo en una farsa. Es una vieja política de los Estados Unidos tratar a sus enemigos de esta manera. Pero es difícil comprender lo que está haciendo la Unión Europea, apoyando esta política. De aquí en adelante los europeos ya no pueden culpar al gobierno venezolano. Han decidido asumir una responsabilidad compartida por el sufrimiento del pueblo venezolano.

Martes, 05 Noviembre 2019 16:50
Publicado en Economía y política

No echen la culpa a Christina

Cuando Mauricio Macri ganó la Presidencia argentina en 2015, había alegría en Washington, la Unión Europea y, sobre todo, entre la derecha latinoamericana. Finalmente, se librarían del gobierno incompetente y populista en Argentina. "Los tecnócratas al rescate", escribió la revista inglesa "The Economist", y afirmó que Macri "está eligiendo tecnócratas bien considerados para ocupar los principales puestos económicos". Lamentablemente, después de haber hecho un intento heróico de rescatar al país, Macri perdió las elecciones presidenciales en octubre de 2019 y los mismos malvados populistas están de regreso. Esto es lo que nos quiere hacer creer la mayoría de la prensa internacional. No solo están equivocados, es una distorsión flagrante de los hechos.

La actual guerra comercial de Estados Unidos contra China tendrá profundas repercusiones a largo plazo, independientemente de si las dos partes llegan a un acuerdo comercial en el futuro próximo. Si solo fuera una cuestión de acciones erráticas por parte de un presidente despistado, los efectos podrían haber sido limitados. Pero Trump no está solo. El estado de ánimo general en los círculos de poder de EE.UU. es que China debe ser contenida, o incluso forzada a retroceder. Así que la palabra clave ahora es "desacoplar" la economía estadounidense de la de China.

La guerra comercial que Estados Unidos ha desatado contra China cambiará la historia del siglo XXI, independientemente de si los dos países al final llegan a un acuerdo o no. Señala la decisión de EE.UU. de impedir que China se convierta en una superpotencia económica, utilizando cualquier medio disponible. Pero esta es una política extremadamente peligrosa y además condenada al fracaso. China tiene más de cuatro veces la población de EE.UU. A medida que se desarrolle, su economía superará inevitablemente a la de EE.UU. No hay nada que EE.UU. pueda hacer para evitarlo, así que tendrá que conformarse con esta realidad, quiera o no. Desafortunadamente, no es así como lo ve una parte importante de los círculos de poder de EE.UU.

Se dice muchas veces que la principal fortaleza del sistema político de los Estados Unidos son sus controles y contrapesos. Las tres ramas del gobierno hacen contrapeso entre sí, y la prensa libre y la sociedad civil en sus muchas formas contribuyen con más controles al sistema. A veces efectivamente es así. Pero en muchos casos el resultado es un punto muerto y un sistema no funcional. Lo más preocupante es que en el caso fundamental de la guerra y la paz, simplemente no funciona, poniendo al mundo entero en peligro.

Domingo, 12 Mayo 2019 19:20
Publicado en Politics

Yes, the US is dysfunctional. But does it matter?

It has been common to say that the main strength of the US political system is its checks and balances. The three branches of Government are balancing each other out, and the free press and civil society in its many forms contribute with more checks on the system. Sometimes this is still true. But in many cases the result is dead-lock and a non-functional system. Most worrying is that in the fundamental case of war and peace, it simply does not work. This puts the whole world in danger.

InicioAnterior123456SiguienteFinal
Página 1 de 6